Factores asociados a la Interrupción temprana de Estatinas e importancia de su uso Continuo en prevención cardiovascular

Las estatinas son medicamentos de probado beneficio para la prevención de eventos cardiovasculares. Estos beneficios son proporcionales a la continuidad en el tratamiento. Sin embargo, durante su uso no están libres de los efectos adversos relacionados con el manejo farmacológico (1).  

En un estudio Danés (2) basado en una cohorte de más de 600.000 pacientes mayores de 40 años con prescripción inicial de estatinas entre 1995 y 2010, se evaluaron variables potencialmente asociadas a la interrupción del tratamiento. Los datos fueron obtenidos a partir de la combinación de diversos registros nacionales (registros civiles, de medicamentos y de pacientes). Se definió interrupción del tratamiento como no haber recibido una segunda entrega del medicamento, en los primeros 6 meses después de una primera entrega. Se exploraron factores relacionados con la interrupción y su relación con futuros eventos cardiovasculares. Con el fin de controlar algunos sesgos se excluyeron los pacientes que fallecieron antes de los primeros 6 meses, aquellos a quienes se les dispensaron mas de 120 tabletas en la primera entrega y quienes emigraron antes de 6 meses. 

Durante el periodo observado, se encontró un aumento progresivo de  la tasa de prescripción (del 1% al 11%  de la población)  y consecuentemente de la descontinuación (del 6% al 18%). Se encontró que los factores asociados independientemente a la interrupción temprana del consumo de estatinas fueron: el año de antigüedad de la prescripción (OR: 1.04 IC 95% 1.02 – 1.07), el uso de altas dosis al inicio del tratamiento (OR: 1.04 IC 95% 1.02 – 1.06),  el sexo masculino (OR: 1.05 IC 95% 1.03 – 1.06), vivir en ciudades con mas de 100.000 residentes (OR: 1.13 IC 95% 1.11 – 1.15) y una etnia distinta a la danesa (OR: 1.67 IC 95% 1.63 – 1.71). Se encontraron como protectoras de descontinuación las variables: enfermedad cardiovascular de base (OR: 0.73 IC 95% 0.72 – 0.74) o el diagnóstico previo de diabetes (OR: 0.91 IC 95% 0.90 – 0.93).  Por otra parte, el estudio confirmó que la interrupción de estatinas se asocia con una mayor tasa de desenlaces cardiovasculares mayores como infarto de miocardio y muerte de origen cardiovascular. 

Aunque el objetivo primario del estudio fue explorar la relación entre las noticias sobre estatinas publicadas en medios de comunicación masivos y su efecto sobre la continuación de la terapia, las inferencias en este aspecto son limitadas. A diferencia de las exposiciones mencionadas anteriormente, la medición de la exposición a noticias es por naturaleza colectiva, mientras que la medición de los desenlaces es de carácter individual. Esta última situación de diseño ejemplifica la llamada  “falacia ecológica” que puede conducir a diluir asociaciones existentes o sobreestimar algunas no existentes. 

La calificación de las noticias como negativas, neutras o positivas fue realizada por sólo 2 evaluadores. No obstante, llamó la atención que la mayoría (56.4%) de las 1931 noticias sobre estatinas identificadas por los autores fueron calificadas como neutras, a pesar de la amplia evidencia de beneficio de estos medicamentos. Incluso el 5.7% de estas noticias fueron calificadas como negativas, lo que enfatiza la necesidad de una adecuada interpretación y supervisión en los contenidos divulgados, respecto a la evidencia científica que los soporta. 

A pesar de las limitaciones de este estudio, se destaca la importancia de mantener la adherencia a largo plazo del consumo de estatinas para obtener el máximo de su beneficio. Variables demográficas asociadas a mejores condiciones de vida y médicas como el uso en prevención secundaria y una adecuada dosificación, definitivamente deben ser tenidas en cuenta para promover  y evaluar la continuidad de las terapias efectivas en prevención cardiovascular. 

RECADO: Dados los beneficios probados del uso prolongado de estatinas , variables como el género masculino, tiempo de duración de la terapia, localización geográfica, condiciones de vida y una titulación adecuada de la dosis, deben ser tenidas en cuenta para promover estrategias de continuidad en el tratamiento. 

Equipo Editorial USTC

• Oscar Mauricio Pérez F, MD, Esp (Desarrollador)

• Eliana Váquiro RN, Esp

• Yeny Zulay Castellanos Bsc, MSc 

• Karen Julieth Moreno PT, Esp

• Olga L. Cortés RN, MSc, PhD

• Juan Carlos Villar MD, MSc, PhD

REFERENCIAS

(1) National Cholesterol Education Program (NCEP) Expert Panel on Detection, Evaluation  and T of HBC in A (Adult TPI. Third Report of the National Cholesterol Education Program (NCEP) Expert Panel on Detection, Evaluation, and Treatment of High Blood Cholesterol in Adults (Adult Treatment Panel III) final report. Circulation. 2002 Dec 17;106(25):3143–421. 

(2) Nielsen SF, Nordestgaard BG. Negative statin-related news stories decrease statin persistence and increase myocardial infarction and cardiovascular mortality: a nationwide prospective cohort study. Eur Heart J. 2015;908–16. 

 Síguenos en nuestra cuenta de twitter