Tabaquísmo

Datos y cifras de la Organización Mundial de la Salud (OMS)

  • El tabaco mata hasta a la mitad de quienes lo consumen
  • El tabaco mata a casi seis millones de personas cada año, de las cuales más de 5 millones son o han sido consumidores del producto, y más de 600,000 son no fumadores expuestos a humo de tabaco ajeno. A menos que se tomen medidas urgentes, la cifra anual de muertes podría ascender a más de ocho millones en 2030
  • Casi el 80% de los mil millones de fumadores que hay en todo el mundo viven en países de ingresos bajos o medios
  • El consumo de productos de tabaco está aumentando a nivel mundial, aunque está disminuyendo en algunos países de ingresos altos y de ingresos medios-altos

 

Datos y cifras en Colombia

El Estudio Nacional de Consumo de Drogas en Colombia, realizado en 2008, demostró que en nuestro país el 45% de las personas ha fumado, y el 17% lo hacía en el momento del estudio.

 

¿Cuáles son los riesgos del tabaco?

  • Enfermedades cardiovasculares como hipertensión arterial, infarto cardiaco e infarto o derrame cerebral
  • Cáncer de pulmón, boca, laringe, esófago, riñón, vejiga, páncreas y cuello uterino
  • Cicatrización deficiente
  • Enfermedades pulmonares como enfisema y bronquitis crónica o asma difícil de controlar
  • Disfunción eréctil y esterilidad
  • Disminución del olfato y el gusto, así como alteraciones de la visión
  • Enfermedades de los dientes y las encías, así como arrugas en la piel
  • Si se consume tabaco durante el embarazo, hay riesgo de aborto espontáneo y parto prematuro, y los bebés pueden nacer con bajo peso o labio leporino

 

¿Cómo puedo dejar de fumar?

A pesar de que la mayoría de personas dejan de fumar por sí solas, hay ayudas farmacológicas que mejoran los índices de abstinencia. Aparte de motivación, la terapia de reemplazo de nicotina, la vareniclina (que ha demostrado incrementar de dos a tres veces la posibilidad de dejar de fumar en comparación con intentos no asistidos farmacológicamente) y el bupropión, pueden ser de gran ayuda.

Las intervenciones personales y grupales, el apoyo de la pareja y la familia, así como lograr que otras personas cercanas al paciente dejen de fumar con él, son otras de las medidas que conducen a la abstinencia.

La Asociación Americana del Corazón (AHA), una autoridad en el tema, afirma que las posibilidades de dejar de fumar aumentan si usted se prepara para dos cosas: su último cigarrillo y las ansias, los impulsos y sentimientos que conlleva dejar de fumar. La AHA recomienda estos cinco pasos para dejar de fumar:

  1. Elija una fecha (ojalá dentro de los siguientes siete días) para dejar de fumar y ponga a sus familiares y amigos al tanto ya que su apoyo y colaboración es importante para el proceso
  2. Elija la forma para dejar de fumar:
    • Dejar de fumar abruptamente en el día que eligió para hacerlo
    • Reducir la cantidad de cigarrillos por día hasta dejar de fumar por completo en el día que eligió para hacerlo
    • Fumar sólo una parte del cigarrillo, reduciendo la cantidad de pitadas cada dos a tres días hasta dejar de fumar por completo en el día que eligió para hacerlo
  3.  Decida si necesita alguna medicina u otro tipo de ayuda para dejar de fumar. Esto puede incluir reemplazos de nicotina (gomas de mascar, espray, parches o inhaladores) o medicamentos recetados como la vareniclina o el bupropión.  También existen programas especiales para dejar de fumar
  4. Planifique su día para dejar de fumar desechando los cigarrillos, encendedores, colillas y ceniceros. Encuentre sustitutos saludables para el cigarrillo como chicle o mentas
  5. Deje de fumar en el día que escogió para dejar de fumar

 

¿Cuáles son los beneficios de dejar de fumar?

A corto plazo, dejar de fumar puede producir irritabilidad, ansiedad y aumento de peso. Sin embargo, los beneficios sobrepasan infinitamente los prejuicios de hacerlo.

Se liberará del olor del tabaco en su pelo, ropa y vivienda, y su aliento olerá mejor. Usted empezará a respirar con más facilidad, la tos de fumador desaparecerá y recuperará el sentido del olfato y del gusto. El color amarillo de sus manos y uñas desaparecerá también y sus dientes podrán ser blancos de nuevo. Además, ahorrará dinero y sus hijos serán menos propensos al consumo de tabaco.

Su posibilidad de vivir más tiempo aumentará, mientras que el riesgo de padecer las enfermedades y condiciones mencionadas anteriormente disminuirá significativamente; se calcula que 10 años después de haber dejado de fumar, el riesgo de padecer la mayoría de estas enfermedades es casi igual al de una persona que nunca ha fumado.

Nunca es tarde para dejar de fumar

Hacemos énfasis en este punto, ya que no importa qué tanto o cuánto tiempo haya fumado, nunca es tarde para dejar de fumar.

Cuando deja de fumar, su riesgo de enfermedades cardiovasculares como infarto cardiaco e infarto o derrame cerebral comienza a disminuir. Un año después de dejar de fumar, el riesgo de padecer una enfermedad del corazón se ha reducido en un 50% y, después de 15 años, el riesgo será estará al nivel de alguien que nunca ha fumado.

Bibliografía

American Heart Association. ¿Cómo puedo dejar de fumar? Tomado de: http://es.heart.org/dheart/HEARTORG/GettingHealthy/How-Can-I-Quit-Smoking_UCM_309000_Article.jsp